El Síndrome de Raynaud o fenómeno de Raynaud secundario, coloquialmente conocido como Síndrome de las Manos Frías, consiste en el cese transitorio del flujo sanguíneo hacia los dedos de las manos y/o los pies. En algunos casos puede afectar también a otras áreas, como nariz y orejas. Lo que provoca  entumecimiento de las extremidades, principalmente manos. Se dice que es secundario porque aparece como consecuencia de alguna otra patología.

Síndrome de las manos frías

Cuando estos síntomas se dan, pero se desconoce la causa, hablamos de Enfermedad de Raynaud o fenómeno de Raynaud primario.

Clínicamente se exterioriza por crisis de palidez, seguida de cianosis (color azulado) y por último color rojizo. Puede afectar a dos o más dedos de la mano, respetando el pulgar. El desencadenante es el frío, la humedad y/o  el estado emocional. La duración de la crisis es variable, desde unos minutos hasta varias horas.

Causas

Como ya hemos dicho la Enfermedad de Raynaud es idiopática (se desconocen las causas). Es más propia de mujeres y tiene escasa tendencia a la gangrena de los miembros afectados. Se desencadena por la exposición al frío, contacto con el agua fría y en más raras ocasiones se activa por un estímulo emocional. Se observa en caracteres psiconeuróticos.

El Síndrome de Raynaud  puede estar provocado por diversas causas.

Medicamentos y tóxicos

  1. Betabloqueantes: fármaco para tratar diversas patologías del corazón.
  2. Anfetaminas:estimulan el sistema nervioso central.
  3. Ciclosporina: fármaco inmunodepresor muy usado en trasplantes de órganos para reducir la producción de ciertos anticuerpos.
  4. Bleomicina y vinblastina: utilizado para tratar ciertos cánceres.
  5. Cornezuelo del centeno: hongo que ataca a los cereales.
  6. Cloruro de polivinilo: es un plástico muy usado.
  7. Arsénico: elemento químico semisólido muy venenoso.

Colagenosis

Enfermedades que tienen que ver con la degeneración del tejido conjuntivo.

Lupus eritematoso, dermatomiositis, Síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, enfermedad mixta del colágeno y esclerosis sistémica.

Vasculitis

Enfermedades  en las que la característica principal es la inflamación de vasos sanguíneos; ya sean venas, arterias o capilares.

Hepatitis, crioglobulinemia y enfermedad de las aglutininas frías.

Causas endocrinas

  1. Acromegalia: aumento del tamaño de manos, pies, nariz y/o mandíbulas.
  2. Hipotiroidismo: la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea.

Arteriopatías

Enfermedades de las arterias.

Embolias distales, arterioesclerosis, enfermedad de Buerger (inflamación e hinchazón de pequeños vasos sanguíneos), etc.

Causas hematológicas y neoplásicas

  1. Neoplasias: proliferación de células que producen un tumor, ya sea benigno o maligno.
  2. Fibromialgia: dolor muscular y fatiga crónicos.
  3. Síndromes mieloproliferativos: la médula produce demasiados glóbulos blancos.

Causas profesionales

  1. Enfermedad de las máquinas vibradoras.
  2. Microtraumatismos localizados crónicos.
  3. Aneurisma cubital, debido al uso del martillo neumático.

Síntomas

Cianosis

Las crisis del Síndrome de Raynaud comienzan con una fase de palidez cérea en los dedos, provocada por la vasoconstricción arterial. Como consecuencia la sangre fluye más lenta y esto produce una desoxigenación local de la hemoglobina, lo que provoca la cianosis. Y por último, el color azul torna en rojizo por el aumento y reactivación del flujo sanguíneo (hiperemia), y acompañan latidos y hormigueo de los dedos.

El promedio de duración de estos episodios cuando son leves, van de 15 a 20 minutos.

Si la isquemia (detención del flujo sanguíneo) digital es intensa y prolongada, puede producir infartos o ulceraciones superficiales en los pulpejos de los dedos o incluso agravarse con la necrosis (muerte) de los tejidos más profundos, lo que facilita la infección local. En raras ocasiones, la progresión a gangrena, hace necesaria la amputación de la zona afectada.

Diagnóstico

Para descartar el Síndrome de Raynaud y diagnosticar Enfermedad de Raynaud, se debe comprobar:

  1. Que no existen otras patologías desencadenantes.
  2. Que el dolor es leve.
  3. Que los trastornos o cambios de aspecto en la zona afectada, son escasos.
  4. Hay que tener en cuenta el sexo, ya que es más frecuente en mujeres.
  5. Que no han ocurrido trombos en la zona.
  6. Que no se ha presentado ninguna alteración de tipo orgánico, en dos años de antigüedad del padecimiento de la enfermedad.

El pronóstico en este caso es leve.

Pero para el abordaje diagnóstico del Síndrome de Raynaud, hay que realizar distintas pruebas:

  • Entrevista al paciente para conocer sus antecedentes personales patológicos, farmacalógicos, laborales y familiares.
  • Examen físico.
  • Estudios de laboratorio: hemograma con recuento de plaquetas, glucemia (azúcar en sangre), orina completa, anticuerpos, factor reumatoideo, etc.
  • Eco doppler arterial o Angiografía.
  • Capilaroscopia: permite ver la microcirculación cutánea.
  • Biopsia cutánea: para confirmación de ciertas patologías que son la causa del Síndrome.

Tratamiento

El tratamiento del Síndrome de Raynaud va enfocado a evitar las causas que lo producen, en la medida de lo posible. O al menos, reducir al mínimo el número, la intensidad y la duración de los episodios de vasoespasmo.

  1. Cambios en el estilo de vida: evitar frío, cafeína, estrés y nicotina.
  2. Tratamiento farmacológico:vasodilatadores y arteriodilatadores. 
  3. Tratamientos quirúrgicos: en casos severos.

En el momento de la crisis, aplicar calor en la zona afectada.