Síndrome de Peter Pan

El Síndrome de Peter Pan o también denominado complejo de Peter Pan, es un trastorno psíquico o mental, que padecen aquellas personas que niegan su tránsito a la edad adulta. De tal forma, que se resisten a tener cargas y responsabilidades de adulto.

Esto conlleva una dependencia total paterna y materna, en lo económico y en lo social. Esta inmadurez provoca en estos individuos, un estado de ansiedad einseguridad permanente.

Este síndrome ocurre en adolescentes y jóvenes adultos del sexo masculino en mayor medida, que sienten miedo al compromiso y a la libertad.

Contenidos

Causas

Se desconoce que exista un problema orgánico como causa de la aparición del Síndrome de Peter Pan. Más bien, la causa de mayor peso es debida a unas condiciones familiares particulares.

  1. Educación permisiva en exceso.
  2. Ausencia de exigencias y responsabilidades en la niñez.
  3. Alabanzas y cuidado extremo por parte de los progenitores.
  4. Carencia del sentido de la frustración, por intervención de los padres para evitar todo sufrimiento infantil.
  5. Sobreprotección familiar.
  6. Problemas emocionales.

Síntomas

Mientras el adolescente va alcanzando su madurez física, su psique se queda estancada en la de un preadolescente caprichoso, irresponsable e incapaz de desenvolverse sin el apoyo de sus padres.

Estos jóvenes aparentan ser personas alegres, seguras de si mismas y divertidas. Pero la realidad es que son manipuladores, cautivadores, arrogantes y con marcados rasgos narcisistas.

Algunos de los síntomas o características que presentan son:

  • Intolerancia a las críticas.
  • Preocupación en exceso por su aspecto y bienestar físico.
  • Carencia de amigos auténticos.
  • Demandas continuas con exigencias de la satisfacción de sus necesidades, al resto de la familia.
  • Incapacidad de asumir responsabilidades.
  • Desinterés total por nada ni nadie que no sea él mismo.
  • Admiración excesiva por si mismo físicamente o en cualquier otro ámbito (narcisismo).
  • Incapacidad de mantener su palabra o comprometerse a algo.
  • Exageración de sus logros.
  • Egoístas.
  • Cargan en los demás la culpa de las dificultades que se les presentan en la vida.
  • No aceptan horarios ni normas.
  • No son capaces de acabar lo que empiezan.
  • Cambian a menudo sus proyectos, comportándose como niños caprichosos.
  • Son incapaces de mantener una relación de pareja estable.

Todo esto lleva a estados de depresión, ansiedad y angustia. Conforme pasan los años, estas personas se encuentran vacías y con una vida sin realizar, lo que acrecenta el problema.

Diagnóstico

El Síndrome de Peter Pan no está reconocido por la OMS como enfermedad mental. Por esto, deberá ser el especialista, el que considere si un paciente lo padece o no, tras un examen psicológico adecuado.

Estudiando todos los síntomas, carácter y comportamiento mediante test psicológicos configurados a tal efecto, se podrá diagnosticar este padecimiento.

Tratamiento

El psicólogo Antoni Bolinches afirma que: “este perfil se ha convertido en una pandemia, por el modelo de la sociedad actual que es el caldo de cultivo ideal para que esto ocurra”.

Entonces, quizás, lo conveniente sería la prevención en la edad infantil, para no tener que llegar al tratamiento.

  • Establecer límites.

    Peter Pan

  • No sobreproteger.
  • Enseñarles las herramientas necesarias para afrontar la adultez.
  • Exigir responsabilidad en ciertos ámbitos adecuados con la edad.
  • No proveerles de todo cuanto se les antoja.
  • Alentarles a luchar por lo que quieren, con esfuerzo y trabajo.
  • Ejercer la autoridad de padres de una manera saludable.

El tratamiento, pasa en primer lugar por reconocer el problema, que por lo general no se asume.

Los profesionales de la psicología ayudarán a manejar estos desórdenes de comportamiento, mediante pautas a seguir, tanto por el afectado, como por las personas que lo rodean, principalmente familia. Y con la terapia adecuada y predisposición, podrá superarse el hecho de que el individuo sea capaz de ser autosuficiente y manejar su propia vida.