Pericarditis

El Síndrome de Dressler es una respuesta inflamatoria de tipo autoinmune, que se da en el pericardio (pericarditis), tras haber sufrido un infarto de miocardio o cualquier otra lesión aguda del miocardio (corazón) o pericardio (membrana que recubre el corazón). Suele aparecer entre las dos o tres semanas posteriores a la lesión y se da en un 1% de los casos.

Una enfermedad autoinmune es aquella que ocurre cuando el sistema inmunitario de un organismo, cuyo papel sería defenderlo de infecciones y agresiones patológicas externas, hace justamente lo contrario, ataca las células sanas por error.

Contenidos

Causas

Ya hemos dicho que el Síndrome de Dressler aparece como secundario a un infarto de miocardio. También puede darse después de una cirugía cardíaca, tras una embolia de pulmón, implantación de marcapasos, angioplastia (cirugía para restaurar el flujo sanguíneo en las arterias), traumatismo torácico o después de una punción transtorácica del ventrículo izquierdo.

La respuesta inmunológica del organismo tras uno de estos supuestos, lesionan el miocardio, al liberar antígenos cardiacos que provocan la formación de anticuerpos que se van a depositar en el pulmón, la pleura y el pericardio, lo que dará lugar a una inflamación de estos órganos.

Síntomas

  1. Dolor en el tórax.
  2. Fiebre.
  3. Malestar general.

El dolor es debido al rozamiento entre el pericardio inflamado y el corazón, y se puede extender al hombro izquierdo, escápula y músculo trapecio, imitando la clínica del infarto de miocardio.

En el 50% de los casos existe derrame pericárdico y en el 75% se observan infiltrados pulmonares y derrame pleural. La mayoría de los pacientes presentan leucocitosis (aumento del número de leucocitos).

Diagnóstico

El Síndrome de Dressler debe considerarse en aquel paciente que se presente con derrame pleural, después de un reciente infarto de miocardio o intervención cardíaca. Especialmente cuando existe pericarditis.

Debe descartarse la embolia pulmonar, neumonía e insuficiencia cardíaca congestiva. Y diferenciarse de un derrame pleural postquirúrgico, que es más leve y asintomático, desapareciendo en dos o cuatro semanas.

Pruebas médicas:

  • Análisis de sangre: Muestra la posible leucocitosis con el recuento de los leucocitos. Esto demostraría el proceso inflamatorio.
  • Radiografía de tórax: Ayuda a detectar si hay acumulación de líquido alrededor de los pulmones o del corazón y a descartar la neumonía.
  • Ecocardiograma: Nos muestra imágenes del corazón y alrededores mediante ondas sonoras.
  • Electrocardiograma: Para comprobar los impulsos eléctricos del corazón, que si son anormales, pueden indicar presión cardíaca debido a la acumulación de líquido.

Tratamiento

La finalidad del tratamiento es reducir la inflamación y eliminar el dolor. Esto se consigue con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos (ibuprofeno y aspirina), en la mayoría de los pacientes. Cuando éstos no son efectivos, se recurre a la colquicina y los córticoesteroides para reducir la inflamación.

Se pueden dar complicaciones en el Síndrome de Dressler, que lleven a la necesidad de tratamientos invasivos:

  • Extracción del pericardio mediante cirugía en casos extremos.
  • Extracción del exceso de líquidos, mediante una aguja o catéter (pequeño tubo), con aplicación de anestesia local. Este procedimiento se llama pericardiocentesis y elimima el taponamiento cardíaco.

Por último diremos que el Síndrome de Sweet puede aparecer como secundario al síndrome que nos ocupa.