El Síndrome de Diógenes se define en aquellas personas que sufren un abandono extremado del autocuidado y una obsesión por la acumulación de objetos de cualquier índole, en la mayoría de los casos sacados de la basura.

Suele darse en personas de edad avanzada que padecen algún trastorno psiquiátrico. Pero también se da en ancianos sin evidencia de diagnóstico psiquiátrico claro, por lo que se asocia a factores externos estresantes como pueden ser:

  • Muerte de un familiar.
  • Dificultades económicas.
  • Sensación de abandono por parientes.
  • Situación de soledad.
  • Cese de actividad por jubilación.
  • Marginación social por su condición de ancianidad.

Afecta a más mujeres y la edad ronda alrededor de los 75 años, aunque pueden darse casos de pacientes más jóvenes.

Se estima una incidencia de 1 ingreso hospitalario/2000 habitantes al año, mayores de 65 años, por esta patología.

Contenidos

Causas

Se cree que la confluencia de varios factores, hacen que un anciano  sea susceptible de padecer este síndrome.

  • Presencia de ciertos rasgos de personalidad: Individuos solitarios con tendencia al aislamiento, huraños, con dificultades de adaptación social y que huyen de las relaciones sociales.
  • Factores estresantes externos: Abandono de familiares, problemas económicos, muerte de seres queridos, pérdida del estatus social, etc…

Además, mediante pruebas de neuroimagen, se han encontrado en algunos pacientes, evidencias de atrofia cortical frontal y disfunción prefrontal, que coinciden con la clínica de la demencia frontotemporal (demencia senil que provoca la pérdida del lenguaje y cambios de personalidad en la persona afectada).

Algunos estudios demuestran que estos pacientes denotan signos de demencia, psicosis, trastornos de personalidad y obsesiones, con rasgos paranoides.

Síntomas

  1. Atesoramiento de objetos.
  2. Condiciones miserables en el domicilio.
  3. Descuido total sobre si mismo.
  4. Soledad.
  5. Falta de interés por el entorno.

Básicamente, estos pacientes, son personas de edad avanzada, que viven solas y rodeadas de basura e incluso excrementos. Se aíslan del entorno y la sociedad, comportándose de manera hostil.

Esta conducta voluntaria de aislamiento, se acompaña de abandono de la alimentación y de la higiene, lo que acabará provocando problemas serios de salud.

Diagnóstico

La mayor parte de las veces, son los propios vecinos los que alertan de la existencia de un caso de Síndrome de Diógenes, a los servicios sociales o a la policía. Es necesario intervenir inmediatamente y someter a los cuidados necesarios al anciano.

Se puede dar el caso de que una persona mayor viva sola y en situación de precariedad, y no padezca este síndrome, si no que sufra algún problema físico o mental, y su vulnerabilidad no le deje llevar una vida normal.

  • Se da el caso de personas con trastornos maníacos, que acumulan todo tipo de cosas en sus casas, sin que ello vaya asociado a una autonegligencia.
  • Existen personalidades obsesivas que coleccionan infinidad de objetos y son incapaces de desprenderse de nada. Pero esto no tiene por que ir acompañado de otros síntomas típicos del Síndrome de Diógenes.
  • Los esquizofrénicos crónicos hacen acopio de cosas de poco valor (colillas, latas, etc…), pero no las almacenan.
  • Y por último están aquellos individuos que atesoran dinero (avaros) o animales. Los primeros son capaces de vivir en malas condiciones por no gastar. Los segundos secuestran a los animales y conviven con ellos en malas condiciones de higiene.

Tratamiento

Es difícil acercarse a estas personas y proporcionarles ayuda, ya que precisamente uno de sus síntomas es el aislamiento social. Los trabajadores sociales deben intervenir en primera instancia para desalojar la vivienda de las basuras acumuladas.

El ingreso del paciente en la unidad de geriatría o psiquiatría, es lo más conveniente cuando hay riesgo para la salud pública.

Debe someterse al paciente a un examen físico exhaustivo para atajar los posibles problemas de salud derivados de su “manera de vivir”. Por ejemplo la malnutrición, o posibles patologías derivadas de la falta de higiene.

El examen psiquiátrico y su posible internamiento también son necesarios, aunque esto no siempre es posible ya que los afectados suelen rechazar la ayuda.